jueves, 22 de septiembre de 2016


Artículo publicado en Podología Clínica, Vol. 12, nº 2 abril-junio 2011

Suscríbase

Fascitis plantar: terapia con vendaje neuromuscular



F. Xavier Vázquez Amela*

* Podólogo. Profesor Colaborador del Departamento de Podología de la Universidad de Barcelona


Resumen
La Fascia plantar tiene su origen en las cabezas metatarsales y está compuesta por tres fascículos. La inserción conjunta de los tres fascículos se encuentra en la tuberosidad anterointerna del calcáneo. La acción de la misma es sustentar la planta y propulsar el pie. Biomecánicamente el responsable de la aparición de una fascitis plantar es el movimiento de pronación. Frecuentemente, tras un esfuerzo continuado; debido a factores como son la morfología del pie, el peso, la profesión, el calzado; el pie adopta esta actitud de pronación anormal que desemboca en la aparición de la misma.El vendaje neuromuscular permitirá al paciente salir de la consulta con una sensación de alivio inmediata, y sin limitación de movimientos en el pie. Esto es debido a que se utiliza un esparadrapo elástico de algodón cuyo adhesivo está dispuesto en forma de bandas alternas con y sin adhesivo y de forma ondulada. Tiene unas propiedades elásticas similares a la piel. Se describen diferentes tecnicas de tratamiento con kinesiotaping

Palabras clave: Fascitis plantar, vendaje neuromuscular, tratamiento

Abstract
The plantar fascia has its origin in the metatarsal heads and is composed of three fasciculus.The joint integration of the three bundles is found in the internal anterior calcaneal tuberosity. The action of this joint is to: to support the plant and drive the foot.
Biomechanically the responsible for the development of plantar fasciitis  is the movement of pronation.Oftenly,  after a sustained effort, due to factors such as the morphology of the foot, weight, profession, footwear, the foot takes this attitude of abnormal pronation which leads to the appearance of it.The neuromusucular dressing will allow the patient to leave the office with a sense of immediate relief, without limitation of movement in the foot.This is due to a cotton stretch tape which adhesive which is prepared in the form of alternating bands with and without adhesive and with a wavy form.This has similar elastic properties to the skin. It has been described several treatment techniques  with Kinesio tapping.

Key words: Fasciitis, Kinesiotapping, treatment


La Fascia plantar tiene su origen en las cabezas metatarsales y está compuesta por tres fascículos. La inserción conjunta de los tres fascículos se encuentra en  la tuberosidad  anterointerna del calcáneo. La acción de la misma es: Sustentador de la planta y propulsor del pie.

Biomecánicamente el responsable de la aparición de una fascitis plantar es el movimiento de pronación. Frecuentemente tras un esfuerzo continuado; debido a factores como son la morfología del pie, el peso, la profesión, el calzado; el pie adopta esta actitud de pronación anormal que desemboca en la aparición de la misma.

La pronación es un movimiento triplanar que realiza el pie, consistente en  abducción, flexión dorsal y eversión. El mecanismo que realiza el pie consiste en una ADD + FP excesivas del astrágalo y una eversión del calcáneo. Este mecanismo comporta el desplazamiento anterior de astrágalo con ABD del escafoides y de los tres primeros radios sobre el resto, y la inversión y abducción del antepié sobre el retropié.

La sintomatología de la fascitis plantar es de las más claras. Uno de los síntomas que nos pueden llevar a este diagnóstico es la limitación a la deambulación al levantarse de la cama o después de largos periodos de reposo.

Siempre después de una exploración clínica y un estudio biomecánico que nos lleven al diagnóstico de fascitis plantar, podemos contemplar el tratamiento ortopodológico más adecuado para cada paciente.

También podemos realizar un tratamiento coadyuvante para reducir la sintomatología de manera inmediata, mediante la aplicación de un vendaje neuromuscular.

El vendaje neuromuscular permitirá al paciente salir de la consulta con una sensación de alivio inmediata, y sin limitación de movimientos en el pie.

Esto es debido a que se utiliza un  esparadrapo elástico de algodón cuyo adhesivo está dispuesto en forma de bandas alternas con y sin adhesivo y de forma ondulada. Tiene unas propiedades elásticas similares a la piel. La elasticidad es solamente en sentido longitudinal (40% - 50%). Se adhiere mejor a medida que se calienta en contacto con la piel.
Rara vez produce alergias o irritaciones. Debe cambiarse a los 5-7 días. Es resistente al agua.

Requiere unas condiciones mínimas para aplicarlo como mantener la piel limpia, seca y sin grasa. Debemos evitar los pliegues en piel o en el tape porque pueden producir irritaciones.
Después de aplicar el neurotape, hay que frotar suavemente para aumentar la adherencia.
Los anclajes deben aplicarse siempre sin tensión. Deben tener un mínimo de 2 - 3 cm.
Se debe recordar que la tensión o retracción del tape va en sentido del anclaje que colocamos primero.

La técnica a utilizar será la técnica muscular para relajar la fascia.
Se puede estirar la piel de la zona a vendar o bien realizar la extensión muscular de la zona afecta. Al paciente lo colocaremos en decúbito supino (figura 1) o prono (figura 2 2), forzando al pie a una dorsiflexión máxima en el momento de aplicar las tiras de kinesiotape.

Fig. 1.



Fig. 2.
Paciente en decúbito supino
Se realizará el vendaje mediante una tira de neurotape o kinesiotape que irá desde talón hasta las cabezas metatarsales y que abriremos en 4 cabos en abanico. Opcionalmente podemos dividir dicha tira en dos cabos solamente de modo que evitamos dos posibles puntos de despegue.
Anclaje en calcáneo e inserción de los cuatro cabos en zona metatarsal.
Cerraremos con una tira de plantar a dorsal a nivel del mediopié (figura 3).


Fig. 3



Paciente en decúbito prono.
En esta posición los pasos a seguir serán los mismos pero en el momento de aplicar las tiras de neurotape efectuaremos una dorsiflexión de los dedos, apoyándolos en el extremo de la camilla.

                                                          
Fig.4. 
                                                                                    
Podemos realizar una variante de este vendaje cuando el dolor es muy agudo en la inserción de la fascia. Consistirá en aplicar cuatro tiras en forma de estrella y con una tensión central encima del punto más doloroso, para terminar colocando el vendaje propiamente dicho encima de la estrella.



F. Xavier Vázquez Amela
Josefina Verdaguer Sanmartí
Joan Lluch Fruns
Sílvia Genís Barniol


Ponente:
F. Xavier Vázquez Amela
Profesor Colaborador Permanente del Departamento de Podología
Director del Taller de Vendajes Neuromusculares
Colaborador del Postgrado de Patomecánica del pie y sus tratamientos. ortopodológicos.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Artículo publicado en Podología Clínica vol.. 11 nº 1. enero-marzo de 2010




                    Fibromialgía  en  podología

           
           José Manuel Fernández Luque. Profesor colaborador. Departamento de Podología. Universidad de Sevilla.
            
           Correspondencia:
           José Manuel Fernández Luque. Centro Docente de Podología. c/ Avicena s/n. Sevilla.
           E-mail: jmfernandezl@us.es



Resumen

La fibromialgia (FM) es una enfermedad crónica de etiología desconocida caracterizada por dolor musculoesquelético generalizado asociado a otros síntomas, siendo los más prevalentes el cansancio y las alteraciones del sueño.
Puede aparecer también dolor en pies y tobillos, debiendo descartarse  patología susceptible de tratamiento  a este nivel.
No existen pruebas de laboratorio ni de imagen para su diagnóstico. El tratamiento más efectivo es la combinación de ejercicio físico, terapia psicológica, educación al paciente y tratamiento farmacológico.
Es importante descartar alteraciones biomecánicas en los pies de personas afectadas por esta enfermedad para tratarlas ortopodológicamente en caso necesario.


Palabras clave

Fibromialgia. Dolor en pies. Dolor crónico.


Abstract

The fibromyalgia is a chronic disease of unknown etiology characterized by widespread musculoskeletal pain associated with other symptoms, being the most prevalent fatigue and sleep disturbances.
You may also receive pain in feet and ankles must discard susceptible treatment pathology at this joints.
There are no laboratory test or imaging for diagnosis. Most effective treatment is a combination of physical, psychological therapy, patient education and drug treatment.


Keywords

Fibromyalgia. Chronic pain. Foot pain.

Introducción

La  fibromialgia  es una enfermedad de etiología desconocida que se caracteriza por dolor crónico generalizado que el paciente localiza en el aparato locomotor. Además del dolor aparecen otros síntomas como cansancio y alteraciones del sueño entre los más constantes. También aparecen parestesias en extremidades, depresión, ansiedad, rigidez articular, cefaleas y sensación de tumefacción en manos.   

Preferentemente afecta al sexo femenino [1-2]. Cuando afecta a la población infantil y juvenil la mayor prevalencia en el sexo femenino no es tan acusada [11].


En los últimos años se han producido varios hallazgos que sugieren la implicación directa de una serie de mecanismos fisiopatológicos que están sirviendo como base racional para su tratamiento. El más importante, y  el mejor estudiado, es que en la FM probablemente exista una alteración de los neurotransmisores del sitema nervioso central (SNC) que conduce a un desequilibrio de los mecanismos de modulación del dolor. Con esta base, los fármacos analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos e inductores del sueño pueden ejercer un efecto positivo en el tratamiento de estos pacientes.

Esta enfermedad crónica no tiene un tratamiento curativo, por lo que se  han realizado estudios con distintos fármacos para mejorar la situación.

Utilizando la Medicina Basada en la Evidencia (MBE), esta metodología nos permite conocer el grado de eficacia que un fármaco ha demostrado.

En el momento actual no hay un criterio unánime sobre cómo tratar la FM y, por el momento, las mejores recomendaciones disponibles provienen de las opiniones de comités de expertos [5]. Es importante señalar que el abordaje de la FM debe ser multidisciplinar y debe incluir tres tipos de tratamiento: terapia basada en el ejercicio físico, terapia psicológica y tratamiento farmacológico.

En muchos casos de FM importante, el dolor afecta a los pies con o sin alteraciones biomecánicas. Ante cualquier clínica dolorosa en pies siempre tenemos que descartar además de patología estructural del pie o alteraciones biomecánicas patologías sistémicas como la fibromialgia, entre otras. El podólogo además de la exploración biomecánica  pertinente prescribirá la realización de otras pruebas complementarias en caso de sospecha de otro tipo de patologías.

La FM es un síndrome crónico en el cual quedan afectadas las esferas biológica, psicológica y social [1-2] .Constituye un problema sanitario muy importante al presentar una elevada prevalencia que en España se sitúa en el 2’4 % de la población mayor de 20 años, con una prevalencia máxima entre los 40-49 años y mínima a partir de los 80 años.

Los pacientes afectados por esta patología precisan un importante apoyo asistencial y un elevado consumo de recursos sanitarios, que conlleva una importante repercusión social y laboral [1-2].

Etiología

Actualmente no se conoce la etiología ni los mecanismos patogénicos precisos que actúan en la FM. Conocemos una serie de datos basados en estudios bien diseñados que están comenzando a dar la primera información sobre los posibles mecanismos que operan en la FM.

Entre los familiares de pacientes de FM existe mayor riesgo de padecerla [5], pudiendo existir una base genética.

Hay algunas situaciones que pueden actuar como predisponentes a la FM. Tal es el caso de los antecedentes de situaciones traumáticas en la infancia (violencia física o psicológica, abuso, etc) [5,12], los trastornos del estado de ánimo o el trastorno de ansiedad; estos últimos con una base genética demostrada.

En muchos pacientes la clínica comienza de forma brusca después de acontecimientos traumáticos: accidentes de tráfico, cirugía, etc.
Algunos estudios señalan que el estrés laboral puede contribuir a la aparición de FM.

Mecanismos patogénicos

Los datos más recientes indican que en los pacientes con FM existe una alteración de los mecanismos de procesamiento del dolor, probablemente por un desequilibrio en los neuromoduladores del SNC.

Uno de los hallazgos más consistentes en los estudios sobre la FM ha sido el incremento de la sustancia P en el LCR. La presencia de este péptido favorece la transmisión de los estímulos dolorosos porque facilita el estímulo de las vías dolorosas por otros neurotransmisores.


Clínica

El dolor, el cansancio y las alteraciones del sueño son los síntomas principales de la FM [2](fig.1). El dolor aparece alrededor del raquis y la parte proximal de las extremidades, zona cervical, occipital, trapecios, hombros, parte proximal de los brazos, zona lumbar, trocánteres y muslos. Frecuentemente también se sitúa  en la parte anterior de las rodillas, los antebrazos, los carpos, las manos (palma y dedos), los tobillos y los pies (tarso, planta y dedos).


Fig. 1.


Pueden aparecer casos más leves de FM con dolor más acusado en pies. En muchos casos la FM estás asociada a alteraciones biomecánicas que producen dolor en pies, por lo que además del tratamiento sintomático de ésta hay que realizar un diagnóstico podológico con su correspondiente tratamiento ortopodológico, farmacológico, físico o quirúrgico.

El dolor generalizado de más de 3 meses de evolución es continuo con oscilaciones en el tiempo, empeorando por la mañana, con una mejoría parcial durante el día y empeoramiento por la tarde-noche. Puede haber épocas de mejoría clínica.

En la FM el dolor está asentado en estructuras musculares y también en áreas tendinosas, especialmente en hombros y caderas, o dolor articular. Éste también puede tener características de dolor neuropático y visceral.

Los factores más frecuentes que empeoran el dolor son las posiciones mantenidas, las cargas físicas, la activación emocional y los cambios climatológicos.

El cansancio está presente en el 70% de los casos y la alteración del sueño es la tercer síntoma más habitual.

Con frecuencia, se combinan otros síntomas, que se pueden clasificar en:

a) Síntomas sensoriales: parestesias en manos o piernas.

b) Síntomas motores: rigidez generalizada o localizada al levantarse [6), contracturas.

c) Síntomas vegetativos: sensación de tumefacción en manos y otras áreas corporales, mareo, inestabilidad, hipersudoración, distermias, sequedad de mucosas, palpitaciones.

d) Síntomas cognitivos: alteración de la atención, déficit de memoria reciente, alteración de la expresión verbal.

e) Síntomas afectivos: ansiedad, alteración del estado de ánimo.

Hay una serie de procesos asociados a la FMP: síndrome de fatiga crónica, síndrome de dolor miofascial, síndrome de colon irritable, síndrome de vejiga irritable, dolor pélvico crónico, cefalea de tensión y migraña, disfunción temporomandibular, síndrome de piernas inquietas, sensibilidad múltiple a sustancias químicas, trastorno de estrés postraumático.

Diagnóstico

El diagnóstico de la FM es clínico y está basado en la presencia de dolor osteomuscular crónico  generalizado y los otros síntomas clínicos descritos anteriormente junto a la demostración a la exploración física de unos puntos -previamente definidos-en los que la presión moderada desencadena dolor, denominados puntos sensibles o puntos gatillo de la FM [1-5] (fig.2).

Fig. 2. 


En 1990, el Colegio americano de reumatología (ACR) elaboró unas guías de diagnóstico de la FM  y estableció, además de la clínica, la presencia positiva de al menos 11 de los 18 puntos sensibles definidos. De todas formas, no deben emplearse de forma estricta para el diagnóstico de un individuo en concreto, al no ser suficientemente específicos y sensibles [12] (fig 3).

Fig. 3.

Añadir leyenda
Añadir leyenda

Figura 4. Tomada del Boletín Terapeútico Andaluz. Vol.24 (1). 2008


Fig. 5. 




Fig. 6. 


Estos puntos gatillo (figs. 4,-6) están situados:

a) Anteriores:
-cervical anterior: cara anterior de los espacios intertransversos C5-C7 (puntos 1 y 2)
-segunda costilla: segundas uniones condrocostales (puntos 3 y 4)
- epicóndilos: a 2 cm distal de los epicóndilos (puntos 5 y 6)
- Rodilla: bolsa adiposa medial proximal a la linea articular (puntos 7 y 8)

b) Posteriores:
-Inserción del músculo occipital (puntos 9 y 10)
-Trapecio: punto intermedio del borde superior (puntos 11 y 12)
-Supraespinoso: por encima del borde medial de la espina escapular (puntos 13 y 14)
-Glúteo: cuadrante superoexterno de las nalgas (puntos 15 y 16)
-Trocánter mayor: posterior a la prominencia trocantérea (puntos 17 y 18)

En nuestra serie de  pacientes que presentan dolor acusado en pies hemos detectado a la exploración como zona dolorosa a presión la fascia plantar a unos cinco centímetros de su inserción y otra zona situada en parte  interna del talón; dato que habrá que determinar en futuros estudios y una serie más amplia de pacientes para observar la significación clínica de este dato respecto a considerarlos puntos sensibles en la fibromialgia o puntos dolorosos por la propia patología intrínseca en los pies (figs. 7 y 8)

Fig. 7




Fig. 8.

En nuestros pacientes con fibromialgia y sin alteraciones biomecánicas también ha sido constante el dolor a presión en la fascia plantar.

No existen pruebas de laboratorio, radiológicas ni otras complementarias específicas para el diagnóstico de la FM. Estas pruebas están destinadas para descartar otro tipo de patologías.

Al acompañarse la FM con frecuencia de síntomas y síndromes que pueden ser extraordinariamente variados puede llevar al clínico en muchas ocasiones a la realización de numerosas pruebas complementarias que en la mayoría de las ocasiones resultan inútiles, cuando no contraproducentes [1,12].

Cuando existe dolor en tobillos y pies tenemos que descartar patología podológica  realizando una anamnésis completa, exploración biomecánica  y exploración complementaria (figs. 9 y 10]. En el pie no están definidos por la ACR puntos gatillo. Hemos  comprobado en un estudio en fase inicial que en la FM acompañada de dolor en pies en muchos pacientes existe un aumento de dolor bilateral a nivel de la fascia plantar y  talones.


Fig. 9.



Fig. 10





Evaluación

Para la primera  evaluación de un paciente con sospecha de FM algunos autores y la Sociedad Española de Reumatología recomiendan [5] un estudio inicial que consiste en:

a) Anamnésis de los síntomas del paciente, la interferencia con su vida,  personal, familiar y laboral.

b) Evaluación de los factores psicológicos y psiquiátricos.

c) Identificar los factores agravantes y la comorbilidad asociada.

d) Examen físico: general y del aparato locomotor, neurológico, cardiaco, respiratorio y endocrino.

e) Laboratorio: hemograma, VSG, PCR, Biquimica general (función hepática, renal, iones, glucemia, colesterol, ácido úrico)  TSH, CPK, Proteinograma,  y orina completa.
En algunos casos  y según la anamnésis se solicitan otras determinaciones: FR, ANA, Calcio, VIH,  anti VHC,  HLaB27, etc.



f) Radiología: RX de manos, sacroilíacas, caquis cervical y lumbar.


Cuando exista  sintomatología dolorosa en pies, tobillos o resto de miembros inferiores realizamos un estudio podológico completo para descartar patologías a este nivel.

Diagnóstico diferencial
Síndrome de fatiga crónica, artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, lupus eritematoso sistémico, espondilitis anquilosante, polimialgia reumática, artropatía psoriásica, miositis inflamatoria, miopatías inflamatorias, síndrome miofascial, hipotiroidismo, hipertiroidismo, hiperparatiroiodismo, insuficiencia suprarenal, osteomalacia, enfermedades infecciosas (enfermedad de Lyme, mononucleosis, infección por VIH, hepatitis C), mieloma múltiple, metástasis óseas, esclerosis múltiple, miastenia [2,4,5,7].

Evolución

La FM es una enfermedad crónica. La evolución del cuadro clínico depende del grado de afectación del paciente pues los pacientes con manifestaciones clínicas más severas tienen un pronóstico menos favorable de mejoría clínica .

Un mejor nivel educacional, la profesión remunerada y la ausencia de trastornos psiquiátricos son variables predoctoras de mejor pronóstico de la FM.

La FM es una de las enfermedades reumática que tienen más impacto en la calidad de vida. Los pacientes refieren repercusión en su vida familiar, laboral y social. Llega a ser una enfemedad invalidante transitoria o permanentemente en un 11,5% de los casos. En España el 5% de toda la invalidez permanente por enfermedad reumática es por FM.

El coste sanitario directo y los costes indirectos provocados por el absentismo laboral y pensiones de discapacidad suponen el doble que en la población general de trabajadores.


Tratamiento

El tratamiento de la FM se basa en (fig.11):

Fig. 11


a) Tratamiento no farmacológico: ejercicio físico aeróbico (natación, bicicleta, danza, etc…) moderado [5].

b) Tratamiento psicológico: combinadas con el ejercicio físico. Se trata de intervenciones psicológicas que pretenden modificar las creencias negativas del paciente sobre su enfermedad, así como la respuesta frente al dolor y otros síntomas.

c) Educación del paciente: Informar al paciente sobre la FM, adquisición de hábitos saludables, aprender a convivir con el dolor, control del estrés, evitar el cansancio, hacer ejercicio, usar con precaución los medicamentos. [14]

d)Tratamiento farmacológico:
- Evidencia marcada de de efecto en la FM :  Amitriptilina , Ciclobenzaprina
- Evidencia moderada: Pregabalina,  Fluoxetina, analgésicos (tramadol con o sin paracetamol).
- Evidencia débil: Duloxetina.
- Evidencia nula: AINES, corticoesteroides,  opioides,  benzodiazepinas.


Tratamiento podológico

El podólogo además de la exploración biomecánica  pertinente prescribirá la realización de otras pruebas complementarias  en caso de sospecha de otro tipo de patologías a descartar.

Cuando existen alteraciones biomecánicas se realiza el tratamiento ortopodológico específico para su tratamiento (figs. 12-15).


Fig. 12.


Fig. 13.

Fig. 14


Fig. 15







Caso de patologías susceptibles de tratamiento podológico quirúrgico o físico no existe ninguna contraindicación por la FM en sí para su realización.

Existe un grado de evidencia débil respecto a tratamientos  físicos (electroterapia, terapia manual y ultrasonidos) para el tratamiento del dolor en la FM.

En caso de necesidad,  por la clínica dolorosa en tobillos o pies, de tener que plantearnos la realización de infiltrar alguna estructura dolorosa  o  prescribir  algún fármaco tendremos que ver las posibles contraindicaciones e interacciones con fármacos que ya esté tomando el paciente.

Hasta el momento, y relacionando, al realizar la anamnesis, la fibromialgia y dolor en pies hemos visto varias pacientes de sexo femenino, diagnosticadas de fibromialgia todas ellas, de varios años de evolución que aceptando ese diagnóstico vienen padeciendo dolor en pies, sin habérsele realizado un diagnóstico de la posible patología podológica concominante. Como diagnóstico principal, la mayoría son pacientes con pies pronadores, pies con retropiés inestables y  pies cavos varos,  observando en este caso que a 3 pacientes (5 casos en total) le habían prescrito plantillas estándar (base con almendra retrocapital y cuña externa forradas con cuero) ; estando el resto de pacientes y con otras alteraciones biomecánicas sin tratamiento ortopodológico.

Caso clínico

Paciente de 45 años diagnosticada hace 5 años de fibromialgia en tratamiento con antidepresivos y analgésico (amitriptilina y paracetamol) presenta desde el inicio del diagnóstico de  fibromialgia dolor en ambos pies y cansancio en miembros inferiores.
Durante este tiempo ha sido atribuida dicha clínica a la fibromialgia.


Se  le realiza exploración clínica podológica presentando una disminución de la FM en ambos tobillos, hiperpronación de mediopies en el estudio dinámico con retropiés inestables.
Se le realiza Rx de ambos pies en carga y estudio informatizado estático y dinámico.

Compensada  mediante soportes plantares las alteraciones detectadas la paciente presenta disminución muy acusada de la sintomatología dolorosa y disminución del cansancio a nivel de miembros inferiores (fig. 16-19)

Fig. 16.


Fig. 17.

Añadir leyenda

Fig. 18


Fig. 19
Conclusiones

La FM constituye un problema sanitario muy importante con  repercusión en la vida familiar, laboral y social del paciente.

Se desconoce la etiología de la FM.

La FM cursa con dolor musculoesquelético crónico de más de 3 meses de evolución asociado en la mayoría de los casos a otros síntomas como cansancio y alteraciones del sueño.

Para su diagnóstico no existen pruebas de laboratorio o de imagen establecidas; estas se realizan para descartar otras patologías. Existen unos puntos sensibles dolorosos a la presión de al menos 11 de los 18 puntos establecidos.

Cuando va asociada a dolor en pies hay que descartar patología en estos para su tratamiento podológico especializado. Tenemos que realizar siempre una anamnesis dirigida, y sobre todo al grupo de población de más alta prevalencia de la enfermedad.

El tratamiento de la FM combina ejercicio físico, terapia psicológica, educación al paciente y fármacos. La medicina podológica actual ofrece a nuestros pacientes, cuando existen alteraciones podológicas concominantes, diversos tratamientos mediante terapia ortopodológica  u otras que el facultativo podólogo estime oportuno.




Bibliografía

1. Andreu JL et al. La fibromialgia y su diagnóstico.Rev Clin Esp 2005; 205 (7).

2. Villanueva VL et al.Fibromialgia: diagnóstico y tratamiento.El estado de la cuestión.Rev Soc Esp Dolor 2004; 11: 430-443.

3. Gutierrez Polo R et al. Fibromialgia.Bol Inf Farmacoter Navarra 2006; 14 (3): 18-25

4. Rivera J  et al. Documento de consenso de la Sociedad Española de Reumatología sobre la Fibromialgia. Reumatol Clin 2006;2 Supl 1: S55-66

5. Sociedad Española de Reumatología. Estudio EPISER.Prevalencia e impacto de las enfermedades reumáticas en la población adulta española.Madrid: Sociedad española de Reumatología; 2001.

6. Albornoz J,Povedano J, Quijada J, De la Iglesia JL,Fernández A, Pérez Vilchez D, et al. Características clínicas y sociolaborales de la fibromialgia en España: descripción de 193 pacientes. Rev Esp Reumatol. 1997; 244: 38-44

7. Caraballo Daza M et al. Proceso Asistencial Integrado: Fibromialgia. Sevilla: Junta de Andalucia.Consejeria de Salud. 2005

8. Decálogo de la SER contra la fibromialgia. Los Reumatismos 2005; 12: 19-21

9. Tornero J, Vidal J. Impacto social y económico de las enfermedades reumáticas: la discapacidad laboral. Rev Esp Reumatol. 1999; 26: 347-66

10.Nishishinya MB et al. Intervenciones no farmacológicas y tratamientos alternativos en la fibromialgia. Med Clin (Barc) 2006; 127: 295-9

11. Rivera J.  Tratamiento farmacológico de la fibromialgia. Inf Ter Sist Nac Salud 2008; 32: 107-115.

12. Boletin Terapéutico Andaluz. 2008; 24 (1).

13. Moreno de la Fuente JL. Podologia general y Biomecánica. 2ª ed.Barcelona.2009
































































          



martes, 13 de septiembre de 2016

Sumario de Podología Clínica, 3-2016






Caso clínico


Tratamiento conservador con kinesiotape en metatarsus addcutus: a propósito de un caso.
Conservative treatement of metatarsus adductus using kinesiotape: a report of a clinical case  



Julia Álvarez Pérez (1), Priscila Távara-Vidalón (2), Guillermo Lafuente-Sotillos (3)

1.  Graduada en Podología.
2.  Graduada en Podología. Máster Biomecánica y Ortopodología por la Universidad de Sevilla y Máster Nuevas Tendencias Asistenciales en CCSS.
3.  Profesor Contratado Doctor de la Universidad de Sevilla.


Nombre del centro de trabajo: Facultad de Podología. Universidad de Sevilla. C/Avicena, s/n. Universidad de Sevilla. 41009 Sevilla

Correspondencia: Prof. Dr. Guillermo Lafuente Sotillos. C/Avicena, s/n. Universidad de Sevilla. 41009 Sevilla. glafuente@us.es


Recibido: 23 de marzo de 2016
Aceptado: 15 de junio de 2016


Resumen 
El metatarsus adductus es una deformidad congénita en la que el antepié se presenta en addución. Su clasificación en grados nos permitirá instaurar el tratamiento correcto según la reductibilidad de la deformidad, siendo muy importante el diagnóstico precoz ya que el pronóstico mejorará a menor edad del niño.
En este trabajo, presentamos un niño de 10 días de edad, el cual es diagnosticado de metatarsus adductus del pie izquierdo y al que se le procede a instaurar tratamiento mediante estimulación de la musculatura peronea, manipulaciones para conseguir la alineación del antepié con respecto al retropié y la utilización de Kinesiotape como corrector de dicha deformidad.
El objetivo de este artículo es describir y aclarar el tratamiento de elección para un recién nacido con metatarsus adductus grado 1, destacando la importancia de la utilización de Kinesiotape en combinación con otros métodos conservadores.





Figura 2: Estimulación de la musculatura peronea con cepillo dental. Fuente propia.



Caso Clínico


Tratamiento ortésico, funcional y con colágeno MD®  de una rotura parcial del tendón del músculo tibial posterior. Caso Clínico.


Orthotic, functional and with collagen MD® treatement of a partical rupture of the tendon of the posterior tibial muscle. Clinical case




JOSÉ VALERO SALAS*, JOSÉ GALLART ORTEGA**, NURIA SARROCA BECERRICA***,   DAVID GONZÁLEZ LÓPEZ****

* Podólogo y Antropólogo. Especialista en Cirugía Podológica. Doctor por la Universidad de Zaragoza (Sociología), Doctor por la Universidad de Zaragoza (Medicina).

** Podólogo y Antropólogo. Doctor por la Universidad de Zaragoza (Medicina).

*** Graduada en Podología. Máster en Investigación en Podología (Universidad Rey Juan Carlos).

**** Podólogo. Doctor por la Universidad de Zaragoza (Medicina).


Recibido: 1 de junio de 2016
Aprobado: 15 de junio de 2016

Resumen

Se presenta un caso de rotura parcial del tendón del tibial posterior ocasionada por una insuficiencia de dicho tendón, producida por un pie excesivamente pronado de retropié (subastragalina y tibio-peroneo-astragalina) y compensado con una supinación excesiva de antepié, previamente tratado con infiltraciones de antiinflamatorios esteoideos. Se expone  el diagnóstico (clínico y con resonancia magnética nuclear) y el tratamiento funcional, ortésico y local con infiltraciones de Colágeno MD®.


Figura 1: RMN. Diversos cortes que muestran la tenosinovitis y la rotura, parcial aunque significativa, del tendón del tibial posterior.


Caso clínico

Enfoque multidisciplinar del tratamiento de una úlcera por presión en el talón. Caso clínico.

Multidisciplinary approach to treatment of pressure ulcer on heel. Clinical case.



SARROCA  N.*, GALLART J.**, GONZÁLEZ D***

* Graduada en Podología, Master en Investigación en Podología (Universidad Rey Juan Carlos).
** Podólogo y Antropólogo. Doctor por la Universidad de Zaragoza (Medicina).
*** Podólogo. Doctor por la Universidad de Zaragoza (Medicina).

Correspondencia:   nuriasarroca@hotmail.com

Recibido: 14 /04/2016
Aceptado: 28/04/2106

Resumen
Se presenta el caso de un paciente varón de 61 años con úlceras por presión (UPP) en ambos talones, consecutivas a un periodo de inmovilización hospitalaria por haber sido  intervenido quirúrgicamente de nefrectomía y perforación duodenal. Se detalla el seguimiento por parte del equipo multidisciplinar, así como el enfoque terapéutico, teniendo en cuenta los factores relacionados con esta patología, complementando con revisión de la bibliografía. Las UPP son un indicador de mala calidad asistencial. Los pacientes ingresados en Unidades de cuidados intensivos presentan gran número de factores de riesgo de padecer UPP, siendo de las Unidades con mayores índices de incidencia. Por tanto, es necesario realizar valoraciones integrales a estos pacientes y establecer una adecuada coordinación con otros profesionales.


Figura 1: El aspecto clínico que presentó fue variando tras su evolución, desde un primer aspecto ulcerado, hiperqueratósico y costroso (1a) hasta una notable mejoría aun persistiendo algunos de los aspectos del inicio del tratamiento (1b).


 Original


Pruebas clínicas para la valoración del pie plano adquirido en el adulto por disfunción del tendón tibial posterior.
Clinical tests for assessement of flat foot acquired in adult by dysfunction posterior tibial tendon.



Autores
Autor de Correspondencia:   Marina Medina Parra.
Marinamp@outlook.es / Info@clinicadelpiemedinaparra.com
Directora de la Clínica del pie Medina Parra, Málaga. Graduada en Podología por la universidad Europea de Madrid. Máster en Biomecánica y Ortopodología por la Universidad de Sevilla.


Patricia Alejandra Almoril Gallardo. Diplomatura en Podología por la Universidad de Extremadura, Centro Universitario de Plasencia. Máster en Biomecánica y Ortopodología por la Universidad de Sevilla.


Marina Alfaro Cabezas. Diplomada en Podología por la Universidad de Extremadura.
Máster en Biomecánica y Ortopodología por la Universidad de Sevilla.

Gabriel Domínguez Maldonado. Diplomado y Licenciado en Podología. Máster en Biomecánica y Ortopodología por la Universidad de Sevilla. Doctor por la Universidad de Sevilla.

Recibido 22/2/2016
Aceptado: 04/3/2016


Resumen

El músculo tibial posterior (TP) actúa como el principal estabilizador dinámico del arco longitudinal interno del pie.
La disfunción del tibial posterior (DTP) se trata de una de las causas más comunes de pie plano adquirido en el adulto sano, con etiología multifactorial.
Damos a conocer la controvertida etiología de la DTP, y los diferentes orígenes de la insuficiencia del músculo tibial posterior.
Se recopilan las pruebas clínicas o de exploración a realizar para la obtención de un diagnóstico certero, así como, de las pruebas complementarias más precisas para el diagnóstico de dicha patología, como lo son la radiografía, la ecografía o la resonancia magnética, para evaluar si existe correlación entre los métodos clínicos y pruebas complementarias en el  diagnóstico y/o severidad de la disfunción del tibial posterior y hacer un buen diagnóstico diferencial. 



Fig. 1. Pie plano adquirido por disfunción del tibial posterior